PECHOS EXPLOSIVOS

31 10 2009

En incontables páginas webs puedes encontrar alusiones sobre la explosión del “seno de Ana obregón” Todas y cada una de las veces sin base documentativa  son simples recordatorios de una leyenda que caló bien hondo por su apetitoso contenido:

http://www.frikipedia.es/friki/Ana_Obreg%C3%B3n

http://www.elforro.com/noticias-curiosas/371852-le-explota-pecho-de-silicona-pleno-reality.html

Todos sabemos quién es la famosa Ana Obregón. Nacionalmente e internacionalmente conocida por sus innumerables líos que se le atribuyen; últimamente salen a  la luz sus andanzas con el, queridísimo por unos y odiado por otros, David Beckham, no es de extrañar por tanto que pululen algunas historias suculentas acerca de ella pero poco ciertas. Es bien sabido por la mayoría de los españoles el percance que  supuestamente tuvo Ana Obregón con uno de sus senos (derecho en algunos casos e izquierdo en otros, hay algunos incluso que le atribuye un tercero) en un avión pero ¿qué hay de cierto en esta historia?

A raíz de su operación de pechos (véase la entrevista que realiza el semanario OKS salud) comienza el terror de Ana, un auténtico mito llena las bocas de todos los españoles, palabras y más palabras que se llegan a convertir en una “Mentira-Real” (mentira que tiene la piel de verdad y que nadie se molesta en comprobar si realmente llega a ser cierta) tendrán en nuestra famosa y en otras tantas un gran papel en su biografía.

¿Qué tiene de cierto que  su implante de silicona tuviera gran  afán de protagonismo de darse a conocer en medio de unos cuantos pasajeros de un avión?

]

]

Desde los años 80 llegan rumores similares, pero no sólo en España si no en diversas partes del mundo. Un ejemplo es el del diario El Espectador de Colombia en el cual atribuían un estallido de pecho a una belleza de  azafata.

Los casos no son aislados, algo parecido le ocurrió a Brigitte Nielsen una  modelo y actriz danesa, ex-esposa de Sylvester Stallone y que ha realizado películas de la mano de Arnold Schwarzenegger y Eddie Murphy. La mayoría de estas divas son verdaderamente atractivas, con exuberante físico y han pasado alguna que otra vez por el quirófano para hacerse “varios retoques”.

La leyenda proviene tras el lanzamiento de los sujetadores hinchables, los cuales venían con un tubito que apretabas y éstos se inflaban hasta que una quedara conforme con su pecho, que, según decían los periódicos, revistas etc. cualquier presión sufrida a unos cuantos metros de altura provocarían el estruendo del sostén.

Los rumores empezaron en Estados Unidos siguieron en Colombia continuaron en Italia y para concluir llegaron a España con el punto cumbre de nuestra protagonista Ana Obregón.

Llegó la innovación de los implantes de silicona y fue un incentivo para que la leyenda creciera teniendo a demasiadas famosas de heroínas en sus cuentos. Numerosos doctores en cirugía estética como Víctor García o Elvira Ródenas no daban crédito a lo que escuchaban, no existían datos algunos de que los implantes de silicona explotaran con la presión en un aeroplano.

Se inició un nuevo rumor: “los implantes de silicona eran cancerígenos” .Esta afirmación llevó a unas cuantas de sus usuarias a regresar a quirófano para deshacerse de sus implantes mamarios.

No pasó mucho tiempo, sobre el 1999, desde que se originó una nueva técnica en los sujetadores. Una innovadora casa incluyó en su gama de productos un nuevo sujetador con gel implantado que causaba gran expectación en el sexo femenino y que tuvo gran acogida. Sus beneficiarias se habían librado de la burla y del escándalo.

Con la nueva marca Último (así se llamaba) las mujeres alcanzaban notoriedad y los senos llegaban a tener incluso prestigio.





“Todo lo que no se ve; lo que nadie nos contó”

31 10 2009

¿Cuántas veces hemos escuchado historias  jugosas,  suspicaces, y altamente  interesantes con  oídos bien atentos a lo que nos cuentan? ¿Y cuántos de nosotros nos hemos planteado qué tienen de cierto esas “leyendas” o de dónde proviene esa misma historia? Todo el mundo las conoce, sabe de qué se habla y se pasan de generación en generación. El Boca a Boca transmite esos mitos tan fugazmente como lo hace la mecha y la pólvora pero ¿quién conoce la verdad de esos embustes, falacias, bulos, bolas, trolas o calumnias?